Curarse con los cítricos , livre ebook

icon

66

pages

icon

Español

icon

Ebooks

2016

icon jeton

Vous pourrez modifier la taille du texte de cet ouvrage

Lire un extrait
Lire un extrait

Obtenez un accès à la bibliothèque pour le consulter en ligne En savoir plus

Découvre YouScribe en t'inscrivant gratuitement

Je m'inscris

Découvre YouScribe en t'inscrivant gratuitement

Je m'inscris
icon

66

pages

icon

Español

icon

Ebook

2016

icon jeton

Vous pourrez modifier la taille du texte de cet ouvrage

Lire un extrait
Lire un extrait

Obtenez un accès à la bibliothèque pour le consulter en ligne En savoir plus

De todos son conocidos los poderes terapéuticos de frutas como la naranja y el limón, pero se carecía hasta ahora de un libro que resumiera en pocas páginas todo lo que la sabiduría popular ha ido experimentando sobre los cítricos. Conocer con exactitud cuáles son las vitaminas y los minerales que contienen los cítricos, conseguir con ellos un bronceado natural, aprender cuáles son los mejores cócteles a base de estas frutas o saber qué propiedades tiene la lima son, entre otros muchos, ejemplos de la información que se obtiene con esta lectura. Esta obra nace con la voluntad de aportar al lector una serie de conocimientos que, sin duda, le serán de gran valor para conservar su salud y mejorar su buen aspecto físico evitando los temidos kilos de más. Una obra ejemplar por su sencillez y concisión que no debería faltar en su hogar.
Voir Alternate Text

Publié par

Date de parution

15 juillet 2016

Nombre de lectures

0

EAN13

9781683251590

Langue

Español

Equipo de Ciencias Médicas DVE



CURARSE
CON LOS CÍTRICOS





EDITORIAL DE VECCHI
A pesar de haber puesto el máximo cuidado en la redacción de esta obra, el autor o el editor no pueden en modo alguno responsabilizarse por las informaciones (fórmulas, recetas, técnicas, etc.) vertidas en el texto. Se aconseja, en el caso de problemas específicos —a menudo únicos— de cada lector en particular, que se consulte con una persona cualificada para obtener las informaciones más completas, más exactas y lo más actualizadas posible. EDITORIAL DE VECCHI, S. A. U.
© Editorial De Vecchi, S. A. 2016
© [2016] Confidential Concepts International Ltd., Ireland
Subsidiary company of Confidential Concepts Inc, USA
ISBN: 978-1-68325-159-0
El Código Penal vigente dispone: «Será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años o de multa de seis a veinticuatro meses quien, con ánimo de lucro y en perjuicio de tercero, reproduzca, plagie, distribuya o comunique públicamente, en todo o en parte, una obra literaria, artística o científica, o su transformación, interpretación o ejecución artística fijada en cualquier tipo de soporte o comunicada a través de cualquier medio, sin la autorización de los titulares de los correspondientes derechos de propiedad intelectual o de sus cesionarios. La misma pena se impondrá a quien intencionadamente importe, exporte o almacene ejemplares de dichas obras o producciones o ejecuciones sin la referida autorización». (Artículo 270)
Índice
Introducción
Alimentación y salud
Alimentación sana
Enfermedad y alimentación
Cítricos y salud
Los cítricos
Los cítricos curan
Belleza y cítricos
Los agrios en la cocina
Naranja
Chuleta de cerdo a la naranja
Cóctel de gambas
Ensalada china
Ensalada de naranjas a la vinagreta
Escalopes a la naranja
Lomo relleno a la naranja
Macedonia de naranjas y fresas
Macedonia de naranjas y frutas secas
Naranja en ensalada
Naranjas rellenas
Naranjas y plátanos
Pato a la naranja
Supermacedonia de naranja
Limón
Almejas al limón
Atún fresco al limón
Ensalada de champiñones
Ensalada de zanahoria
Flan de limón
Helado de limón
Lenguado a la molinera
Pastel a la crema de limón
Tarta de miel
Tarta al yogur de limón
Ternera a la mantequilla de limón
Cócteles a base de cítricos
Los cincuenta principales
Bacardí
Bronx
Clover club
Daiquiri
Diki-diki
East india
Monkey gland
Negroni
Orange blossom
Oriental
Paradise
Planter’s
Sidecar
White lady
Cócteles del mundo
Aleluya
Blue moon
Nuevos cócteles
Bacardí
Blue lagoon
Buc’s fizz
Champagne pick me up
Daiquiri
Garibaldi
Golden cream
Harvey wallbenger
Margarita
Planter’s
Planter’s (variante)
Rob roy
Salty dog
Singapur
Tequila sunrise
Whisky sour
Cócteles con poco alcohol
Agrios
Carlotta
Giuliani cóctel
Olimpo
Prima e poi
Seducción
The first
Vittorino cóctel
Cócteles sin alcohol
Brunswick cooler
Florida
Mont-blanc cóctel
Pentalfa cóctel
Pussy foot
Introducción
Quien imagine tener entre sus manos un libro radicalmente naturista, un exaltado cántico a las excelsas virtudes terapéuticas de la naranja, el limón y los restantes cítricos que tan pródigamente nos ofrece la naturaleza, va a sufrir una profunda decepción.
No pretendemos creer, con ese desaforado optimismo de los adeptos a la medicina natural, que sus zumos y pulpas son capaces de curar de forma radical cualquier enfermedad o molestia, desde la calvicie hasta los pies planos, y no caigamos en la exageración de considerarlos una panacea universal apta para el tratamiento de cuantos achaques afligen a la humanidad doliente. Pero no nos situemos tampoco en el extremo opuesto, considerándolos completamente inútiles o incluso contraproducentes en todos los casos. Todas las actitudes extremas suelen ser erróneas y, por regla general, la eficacia, la razón y la verdad se encuentran en un equilibrado término medio.
Durante siglos —mejor diríamos milenios— las plantas, ya fueran en su totalidad o en partes determinadas de ellas (hojas, flores, raíces, frutos), fueron las únicas armas con las que contaron los galenos en su arsenal médico para combatir cualquier tipo de enfermedad.
Luego, con el progreso, con el Siglo de las Luces, llegó la ciencia. En la asepsia de los laboratorios se han logrado aislar en elevado grado de pureza muchos principios activos de las plantas que, una vez conocida su fórmula, se han sintetizado. Con ello se ha pretendido relegar al olvido y al descrédito los productos naturales, los mal llamados «simples», que frecuentemente son de composición harto compleja.
Ya desde los inicios de este proceso, algunos espíritus inquietos y curiosos se plantearon la siguiente pregunta: las propiedades, los efectos de los principios activos aislados, aun administrados conjuntamente, ¿son los mismos que los que ha suministrado la planta nacida de la tierra, crecida al aire, bajo el sol y la lluvia, sometida a los efectos de los rayos lunares? La respuesta es un rotundo no.
¿Cómo podemos aceptar que un producto sintético posea idénticas cualidades y propiedades terapéuticas que el que ha nacido de la tierra? En la composición de las drogas simples —y ya hemos señalado que algunas son extraordinariamente complejas, como es el caso del opio, integrado por numerosos alcaloides— existen principios activos cuya presencia se nos escapa, y los efectos obtenidos con las preparaciones galénicas que representan la planta entera son diferentes a los de los principios activos aislados.
En capítulos sucesivos tendremos ocasión de ver la composición química de los agrios; sus porcentajes, las relaciones existentes entre ellos, su acción terapéutica, su riqueza en ácidos y vitaminas. Pero no se dude ni un momento en que por grandes que sean los progresos científicos, difícilmente el más sofisticado de los laboratorios podrá poner en nuestras manos ese fruto amarillo o dorado que nos ofrece el limonero o el naranjo. Tampoco las virtudes de las más sabias mezclas igualarán los efectos de sus zumos y sus pulpas. La razón es sencilla: carecen del elemento vital; esa vida que sólo puede otogarles la tierra, el sol, el aire que han permitido su crecimiento y desarrollo.
Como decían los antiguos médicos, todo cuanto nos ofrezca el laboratorio no deja de ser un caput mortuum , una cabeza muerta, limitado en su constitución y sus efectos: algo que sólo tiene apariencia de vida.
Alimentación y salud
Alimentación sana
Como es habitual, en cuanto se roza un tema más o menos científico —y en la actualidad dietética hemos pasado a convertir nuestra alimentación basada en la idea de un exquisito arte culinario donde cabían todas las fantasías, en una ciencia rigurosa, bastante exigente y adusta— no todos los tratadistas están de acuerdo ni coinciden en qué consiste una alimentación sana y equilibrada.
Procurando mantener siempre un equilibrio y no caer en excesos de ningún género, deberá aceptarse como buena la opinión de la inmensa mayoría de dietólogos, que consideran que la supervivencia y la salud del ser humano requieren la ingestión diaria de un número determinado de calorías; calorías que se encuentran sujetas a variación de acuerdo con la edad, el sexo, la estatura, el tipo de trabajo, el medio ambiente y, en especial, la temperatura. Estas calorías las proporcionan tres tipos de sustancias, que son fundamentales: hidratos de carbono, proteínas o prótidos y grasas o lípidos, además de las imprescindibles vitaminas y sales minerales que, aun tratándose de cantidades mínimas, manifiestan su carencia con graves trastornos orgánicos.
Como ejemplo elemental pero muy clarificador, aunque científicamente no resulte exacto puesto que el organismo está capacitado para transformar unas sustancias en otras, podemos comparar nuestro cuerpo con un edificio que se debe levantar —infancia, adolescencia— y luego mantener en buen estado —juventud, madurez— ya que, como toda construcción, nuestro físico precisa para su desarrollo unos materiales y una mano de obra o energía.
La mano de obra, la energía, es proporcionada por los hidratos de carbono —pan, féculas, azúcares—; los materiales de construcción son las proteínas —carnes, pescados, aunque también existen en relativa abundancia en ciertos vegetales y en la actualidad se encuentra en estudio aumentar su porcentaje en ciertas hortalizas, especialmente el guisante—; como materiales de reserva pueden considerarse las grasas o lípidos, a los que puede acudirse en casos de necesidad o déficit.
Hidratos de carbono, proteínas y grasas son, junto con las sales minerales y las vitaminas, los factores imprescindibles para una alimentación sana y equilibrada cuando se ingieren en las cantidades adecuadas.
En realidad, una alimentación adecuada a la edad, el sexo, la actividad laboral y el medio ambiente donde se desarrolla la existencia de cada individuo, es una de las mejores garantías para la conservación de la salud.
Los medios de comunicación y, más concretamente, la televisión, popularizaron hace algún tiempo la frase que titulaba un programa de carácter médico: Más vale prevenir... Y el lugar más indicado para evitar trastornos en nuestra salud, para prevenir numerosas enfermedades es, precisamente, el fogón. La cocina es uno de los más eficaces colaboradores en la no aparición de dolencias y achaques.
No compartimos, en absoluto, el entusiasmo de algunos hacia un yantar exclusivamente crudívoro, ni consideramos que esta sea la forma más indicada para la alimentación del ser humano. Sin embargo, es obvio que los vegetales crudos intercalados entre otros platos —una ensalada del tiempo, por ejemplo— constituyen una rica fuente de vitaminas y sales minerales. Escasas calorías, ligera sensación de saciedad que evita otros excesos —los alimentos crudos suelen ser de digestión algo más lenta—, grata sensación de frescura en los calurosos días estivales son algunas de sus

Voir Alternate Text
  • Univers Univers
  • Ebooks Ebooks
  • Livres audio Livres audio
  • Presse Presse
  • Podcasts Podcasts
  • BD BD
  • Documents Documents
Alternate Text