Los árboles frutales , livre ebook

icon

136

pages

icon

Español

icon

Ebooks

2017

Écrit par

Publié par

icon jeton

Vous pourrez modifier la taille du texte de cet ouvrage

Lire un extrait
Lire un extrait

Obtenez un accès à la bibliothèque pour le consulter en ligne En savoir plus

Découvre YouScribe en t'inscrivant gratuitement

Je m'inscris

Découvre YouScribe en t'inscrivant gratuitement

Je m'inscris
icon

136

pages

icon

Español

icon

Ebook

2017

icon jeton

Vous pourrez modifier la taille du texte de cet ouvrage

Lire un extrait
Lire un extrait

Obtenez un accès à la bibliothèque pour le consulter en ligne En savoir plus

¿Cuáles son las necesidades ambientales de cada especie frutal? ¿Cómo se multiplican estas especies? ¿Cómo obtener mejores rendimientos y una producción de mejor calidad? ¿Qué problemas plantean el injerto y la poda? ¿Cuáles son las técnicas más eficaces? ¿Cómo obtener mejores rendimientos y una producción de mejor calidad? ¿Cuáles son las enfermedades que afectan a los frutales? ¿Cómo evitarlas y curarlas? Es muy importante que el agricultor o el aficionado estén al día en todo lo referente al cultivo de árboles frutales: injertos, podas, propagación de especies, clima y suelo adecuados, especies y variedades, etc.. El lector encontrará en este libro amplia información que le ayudará a solucionar los problemas con los que puede encontrarse y a poner en pleno rendimiento sus árboles frutales.
Voir Alternate Text

Publié par

Date de parution

10 août 2017

Nombre de lectures

0

EAN13

9781683253884

Langue

Español

Poids de l'ouvrage

5 Mo

A pesar de haber puesto el máximo cuidado en la redacción de esta obra, el autor o el editor no pueden en modo alguno responsabilizarse por las informaciones (fórmulas, recetas, técnicas, etc.) vertidas en el texto. Se aconseja, en el caso de problemas específicos —a menudo únicos— de cada lector en particular, que se consulte con una persona cualificada para obtener las informaciones más completas, más exactas y lo más actualizadas posible. EDITORIAL DE VECCHI, S. A. U.
Fotografía de la cubierta del archivo De Vecchi.
Fotografías del interior del archivo De Vecchi ( 1 , 2 ), de Enrica Boffelli y Guido Sirtori ( 1 , 2 , 3 , 4 ) y de Carmen Farré.
Dibujos del interior del archivo De Vecchi ( 1 , 2 , 3 , 4 , 5 , 6 , 7 , 8 , 9 , 10 , 11 , 1 2 , 1 3 , 1 4 , 1 5 , 16 , 17 , 18 , 19 , 20 , 2 1 ), de Jesús Gracia ( 1 , 2 , 3 ) y de Michela Ameli.
© Editorial De Vecchi, S. A. 2016
© [2016] Confidential Concepts International Ltd., Ireland
Subsidiary company of Confidential Concepts Inc, USA
ISBN: 978-1-68325-388-4
El Código Penal vigente dispone: «Será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años o de multa de seis a veinticuatro meses quien, con ánimo de lucro y en perjuicio de tercero, reproduzca, plagie, distribuya o comunique públicamente, en todo o en parte, una obra literaria, artística o científica, o su transformación, interpretación o ejecución artística fijada en cualquier tipo de soporte o comunicada a través de cualquier medio, sin la autorización de los titulares de los correspondientes derechos de propiedad intelectual o de sus cesionarios. La misma pena se impondrá a quien intencionadamente importe, exporte o almacene ejemplares de dichas obras o producciones o ejecuciones sin la referida autorización». (Artículo 270)
F. Lamonarca



LOS ÁRBOLES
FRUTALES





EDITORIAL DE VECCHI
ÍNDICE
CULTIVO DE ÁRBOLES FRUTALES
NECESIDADES AMBIENTALES DE LOS FRUTALES
El clima
El suelo
PROPAGACIÓN DE LOS FRUTALES
Multiplicación por semilla
Propagación por vía agámica
EL INJERTO
Objetivos de la multiplicación por injerto
El patrón o portainjertos
Causas que influyen en el prendimiento del injerto
Las quimeras
Reinjerto o injerto intermedio
Herramientas y materiales para practicar injertos
Sistemas prácticos de injertar
Cómo injertar ciertas especies
VIVEROS
Características del vivero
Alternancia en los cultivos
Preparación de tierras en el vivero
División en parcelas
Disponibilidad de los semilleros
Injerto de especies frutales en el vivero
Cuidado de los planteles en el vivero
PRODUCCIÓN FRUTAL Y ESTERILIDAD
Esterilidad floral
Reconocimiento de variedades autoestériles
Esterilidad en diferentes especies frutales
Identificación de las variedades polinizadoras
LABORES PRELIMINARES Y PLANTACIÓN
Preparación de las tierras
Época de plantación
Asociación entre especies y variedades
Sistemas de plantación
Preparación de planteles
Métodos y prácticas de plantación
EL ABONADO Y EL RIEGO
Fertilizantes químicos y orgánicos
Necesidades nutritivas de los frutales
Aplicación y distribución de fertilizantes
El riego
LA PODA
Tipos de poda
Efectos de la poda
Principios fisiológicos del árbol
Instrumentos para la poda
Cicatrización de las heridas
Épocas y técnicas de poda
Aclareo de los frutos
Ensacamiento de los frutos
Formas de poda
ENFERMEDADES DE LOS ÁRBOLES FRUTALES
Enfermedades y daños causados por insectos
Enfermedades provocadas por hongos fitófagos
MADURACIÓN, COSECHA Y CONSERVACIÓN DE LOS FRUTOS
La maduración
La recolección
La conservación
ESPECIES Y VARIEDADES
LISTADO DE ESPECIES Y VARIEDADES
CULTIVO DE ÁRBOLES FRUTALES
N ECESIDADES AMBIENTALES DE LOS FRUTALES
Cualquier árbol frutal, para dar altos rendimientos de cantidad y de calidad, precisa unas condiciones atmosféricas adecuadas. Sólo cuando se cumplen dichas condiciones se puede garantizar un rendimiento máximo. De ahí que el fruticultor deba escoger cuidadosamente el lugar de emplazamiento, sin perder de vista que cada especie y cada variedad cultivada tiene sus propias exigencias de suelo y de clima.
Sólo en circunstancias particulares, por ejemplo, las explotaciones industriales, puede ser recomendable el empleo de correctivos para modificar o aprovechar suelos poco aptos, e incluso puede ser provechoso modificar hasta cierto punto las condiciones climáticas recurriendo a protecciones artificiales, como rompevientos, muros, invernaderos, etc. Estos procedimientos, aunque logran el objetivo deseado, conllevan un importante gasto, con el consiguiente incremento del coste de producción.
El clima
Es preciso tener en cuenta, según la especie y variedad que se pretende cultivar, los siguientes condicionantes: temperaturas máximas y mínimas, intensidad de la luz, cantidad y distribución de las lluvias, época y frecuencia de las escarchas, importancia de las nieblas, frecuencia del granizo e intensidad del viento.
Temperatura
Respecto a las temperaturas extremas, las que más nos interesan son las mínimas, puesto que en nuestros climas los árboles se resienten más de los daños causados por el frío intenso que de los originados por las temperaturas elevadas. Evidentemente, las plantas pueden sufrir por exceso de calor, al sobrepasar ciertos límites de temperatura, en especial si este calor va acompañado de vientos secos.
Algunas veces, en la parte del fruto más expuesta a las radiaciones solares, especialmente en el caso de las manzanas, que es una de las frutas más sensibles, se evidencian unas manchas debidas a las escaldaduras. Estos frutos son menospreciados y susceptibles de podredumbre.
El exceso de calor también puede perjudicar las hojas, los troncos y las ramas, si después de haber permanecido en la sombra se les practica alguna operación de poda y se les expone a la acción directa de los rayos solares.
La resistencia al frío varía mucho en función de la especie y la variedad, incluso de una planta a otra, según sean su vigor, su estado de salud y el grado de significación de las partes jóvenes.
Otros factores externos que contribuyen a que varíen los límites mínimos de temperatura tolerables son el momento en que aparecen los fríos, su duración, el paso del hielo al deshielo, la presencia de nieve, la humedad del terreno y del aire, el viento, etc.
Las bajas temperaturas no resultan muy peligrosas cuando aparecen gradualmente. Mucho más graves son, en cambio , las consecuencias cuando a un periodo de días cálidos sucede de súbito una oleada de frío.
Uno de los peligros más graves para la cosecha son las heladas tardías de primavera, cuyas oleadas de frío se presentan cuando los frutales han iniciado ya la vegetación después del periodo de reposo invernal. Los tejidos jóvenes de los órganos florales, de los botones y de las hojas en proceso de crecimiento son extremadamente sensibles a las bajas temperaturas.
Cuando el descenso de la temperatura va acompañada de escarcha en la superficie de las plantas el daño se debe sobre todo, en el momento del deshielo, a la notable sustracción de calor por parte del hielo, que pasa rápidamente al estado líquido y, luego, de este al vapor. La defensa contra el hielo es siempre costosa.
Si el descenso de temperatura no es considerable y tiene lugar en días serenos y sin viento se puede proteger el huerto con espesas humaredas de fogatas de materiales diversos: paja mojada, estiércol, musgo, harapos embebidos de sustancias oleosas o alquitranosas, ramajes y hojarasca húmedos, etc. La capa de humo producida impide la dispersión nocturna por irradiación del calor del suelo hacia la atmósfera, simulando la acción que ejerce la niebla al enfriar las capas más bajas de la atmósfera.
Este método de defensa sólo puede dar resultado si el humo se mantiene en una zona. Para evitar que se disperse por la acción de las corrientes de aire hay que crear una auténtica organización que se ocupe, en el momento conveniente, del traslado del material que se va a quemar. Según sea la dirección del viento, se encenderán fogatas en mayor o menor cantidad y ubicadas en un lugar determinado. En el mercado se pueden encontrar hornillos productores de humo de manejo práctico y capaces de producir en breve espacio de tiempo una gran cantidad de humo, pero aún resultan caros.
Otro sistema de protección, también gravoso, consiste en calentar la atmósfera con estufas de petróleo o de nafta. El principio en que se basa el caldeamiento de las huertas no es el de aprovechar directamente el calor de los hornillos en favor de los árboles, sino el de hacer que la corriente ascendente de aire caliente produzca por reacción una corriente dirigida hacia la parte baja de las capas de aire caliente sobre las copas de los árboles. Efectivamente, el aire más frío se sitúa entre la superficie y unos dos o tres metros del suelo. Por efecto del calentamiento tiene lugar una mezcla entre las capas de aire frío y menos frío y, por consiguiente, una elevación de la temperatura del aire que está en contacto con los árboles.
Para agitar el aire se emplean, a veces, potentes ventiladores a motor con los que, bien provistos de fuentes de calor dispuestas convenientemente, se obtiene una mejora en la protección.
El sistema de lucha contra el hielo más eficaz es la irrigación por lluvia artificial que se fundamenta en el siguiente principio: el agua que cae sobre las plantas en forma de lluvia muy fina por la acción de la baja temperatura del aire se transforma en hielo y al congelarse cede calor a los órganos de las plantas que cubre y a las que, por consiguiente, protege de la congelación. Para conseguir el efecto deseado hay que iniciar la irrigación antes de que la temperatura alcance 1 °C y continuar la operación hasta que la temperatura de la atmósfera ascienda a 2 °C; de esta manera, el deshielo se produce sin que la reabsorción del calor, durante el cambio de estado por parte del agua, pueda ocasionar

Voir Alternate Text
  • Univers Univers
  • Ebooks Ebooks
  • Livres audio Livres audio
  • Presse Presse
  • Podcasts Podcasts
  • BD BD
  • Documents Documents
Alternate Text